Juliana

Juliana

Bogotá, Colombia

Sin fe no hay esperanza, le da una perspectiva a todo en mi vida.

Los “rolos”, como son conocidos los nacidos de Bogotá, son catalogados como la cultura más fría de Colombia, sin embargo aquí tenemos una historia llena de sentimientos, emociones y casualidades.
Juliana Acosta Mateus nació allí, hoy es comunicadora organizacional graduada en la Universidad Central en Bogotá y tiene un MBA en la Universidad de Gales en el Reino unido. Pero lo más interesante no está en sus diplomas sino en su corazón.
Juliana nos cuenta que a veces necesitamos tocar fondo para encontrar un amor verdadero.

CORRE JULI, CORRE
Película favorita: Tengo muchas pero especialmente dos. Realmente amor (Love Actually), por la dimensión real que le dan a escenas del común en la que el amor puede pasar desapercibido pero está latente y transforma la realidad de los individuos. La segunda, Corre Lola Corre, película alemana de finales de los 90s, en ésta particularmente el estilo no es convencional, pues a partir de pequeños e ínfimos detalles que van cambiando durante un periodo de 20 minutos, la película desencadena tres finales diferentes; me gusta porque el espectador se mantiene conectado al nudo de la historia y permite cuestionarse acerca del libre albedrío o las diferentes alternativas que surgen frente a un problema o situación en el día a día.
Comida favorita: Sushi, me encanta la comida asiática. Es muy saludable.
Color favorito: Negro, soy una persona clásica.
Persona con la que cenarías: Jesucristo, no por dar una respuesta convencional sino porque considero que ha sido el personaje que más ha influenciado nuestra historia.
Super héroe: Aslan, en las crónicas de Narnia. Me encanta el papel de súper héroe no convencional. No hace todo por sí mismo, sino que equipa a sus seguidores y los guía hacia el camino correcto, sin  evitarles el dolor pero permitiéndoles madurar en su carácter a través del proceso. 

NO ES FICCIÓN SU PROPIA HISTORIA
Estudié en un colegio confesional toda mi vida, donde crecí bajo fundamentos cristianos pero nunca viví realmente una relación con Dios sino fue más la tradición familiar y cultural que se percibe en Colombia. En la universidad disfruté mi vida estudiantil sin ninguna convicción religiosa, aunque mantuve asistencia esporádica a la iglesia. Luego empecé mi vida laboral y probé varios campos profesionales hasta que finalmente llegué a una multinacional y trabajé allí durante seis años. Alcancé una vida muy estable en el área profesional, sentimental, familiar y económica.

Sin embargo, para mediados del 2009 una fuerte ruptura sentimental me hizo cuestionar todo lo que había conseguido hasta ese momento. Definitivamente fue una revelación drástica al ver que aunque tenía todo lo que una persona a esa edad anhelaría en términos materiales, me sentía sola y en parte fracasada. A partir de la ruptura sentimental experimente un bajonazo emocional que nunca antes había vivido.
Un día, estando en mi apartamento me quebranté totalmente, cerré mis ojos, me sentía desolada y estaba sola; sentí la necesidad enorme de un abrazo, con mis ojos cerrados y derramando muchas lágrimas vi y sentí cómo alguien vino a abrazarme, me desahogué y al tranquilizarme nuevamente, no se cómo pero tenía la profunda convicción de que era Jesús. Fue el abrazo que necesitaba y que me ayudó a sentirme mejor. Sin embargo, mi pregunta fue, por qué Jesús, si nunca le había hablado y aunque había escuchado muchas veces acerca de Él, en realidad no lo conocía.

EN BUSCA DE UN ENCUENTRO
Planeé un viaje al exterior pues necesitaba un nuevo aire y un contexto diferente para encontrarme, pensaba yo en ese momento, conmigo misma. Tramité una visa estudiantil para el Reino Unido, quería aprender otro idioma y estudiar una maestría. Renuncié a mi trabajo a pesar de las circunstancias de Colombia donde las tasas de desempleo son tan altas y vendí lo que tenía, me alisté para mi viaje y empaqué lo que en realidad simbolizaba mi vida entera en dos maletas.  

Creía que conseguir lo que me proponía era sinónimo de paz y seguridad, ponía la fe en mis capacidades.

LA SUMA DE LAS CASUALIDADES
Siempre me había sido difícil compartir mis problemas y luchas, sin embargo, después de la ruptura sentimental me acerqué a una líder de mercadeo de la multinacional con quien trabajaba en la misma división, que aunque en ese momento no era muy cercana a mí, me generaba mucha confianza y paz: Ana María Gutiérrez, quien era una cristiana madura. Hablé con ella sobre lo que me estaba pasando y ella me invitó a unas sesiones de Alpha.

Las sesiones eran los miércoles a las 7 de la noche, recuerdo que llegaba muy cansada, pensando en mis problemas y mis responsabilidades laborales antes del viaje, tenía la cabeza en otra parte y después de la comida cuando apagaban la luz del salón y ponían el video yo me quedaba dormida. ¡Qué vergüenza! Me sentía muy mal cuando prendían la luz y hacían preguntas pues no sabía qué decir. Alcancé a ir solo a tres sesiones pues la siguiente semana viajaba para Inglaterra.

De despedida Ana María me regaló una Biblia (que conservo como mi tesoro preciado), dos manuales acerca del cristianismo y el librillo ¿Por qué Jesús? de Nicky Gumbel. Al ver en la parte de atrás la carátula del librillo, vi el sello de una iglesia que casualmente quedaba en Londres, lugar donde iba a viajar; con asombro le dije a Ana María que precisamente la iglesia quedaba allí y ella afirmó que aunque no conocía Londres, esperaba que algún día fuera a la Iglesia y averiguara sobre Alpha. 

OTRO PAÍS, OTRA VIDA
Al llegar a Londres en Mayo del 2010, me mudé a una casa con gente que no conocía, estudiantes colombianos en Londres. Después de un viaje largo y cargar mis maletas por toda la ciudad, exhausta y un poco enferma, llegué al destino.

La primera persona con la que hablé fue Natalia Rodríguez, resultó ser mi compañera de habitación y me ofreció una pastilla para el dolor de cabeza. Después de un tiempo de convivencia y de afianzamiento en la casa, de pronto un día nos encontramos hablando sobre la vida, Dios y religión. Saqué el librillo de ¿Por qué Jesús? y le comenté acerca de la iglesia que mencionaban (HTB, Holy Trinity Brompton). Para mi sorpresa, ¡Natalia me dijo que esa era la iglesia a la cual asistía! y también era voluntaria haciendo traducciones de inglés-español para Alpha. Yo ya me había cuestionado acerca del estilo de vida de Naty, pues literalmente ella trabajaba duramente y salía del trabajo para la iglesia y yo no entendía cómo podía querer ir a la iglesia después de un día largo laborando.

Entonces ella me invitó a la iglesia y el primer día que fui, me volví a quebrantar, lloré mucho en señal de agradecimiento por estar allí y por haber tenido la oportunidad de ver unos videos grabados que hasta ese momento no había entendido, pero sabía que era una bendición estar en ese lugar.

Empecé a ir con otra buena amiga y ya congregándome más formalmente, averigüé cuándo empezaba Alpha. En septiembre del 2010 comenzamos con ella lo que sería mi segundo intento de hacer Alpha, pero yo estaba trabajando y mi jefe no me dio permiso y solo pude asistir a dos sesiones. Ni mi amiga ni yo pudimos continuar y aparte no me sentía segura porque aún no entendía bien el idioma.

Aun así continué yendo todos los domingos y me involucré más con lo que hacían, y después de un año, en septiembre de 2011, sentí la necesidad absoluta de completar Alpha. Dejó de ser un consejo que me había dado Ana María en Colombia, para volverse una necesidad propia. Las cosas se acomodaron, ya no trabajaba los miércoles en la noche y aunque mi inglés no era perfecto, me sentía más tranquila y segura para hacer Alpha.

Completé Alpha y tuve un encuentro muy cercano con Dios. A partir de ahí me volví más sensible y empecé a estudiar con mucha pasión La Biblia, esa fue una de las mejores épocas de mi vida, recuerdo que hasta empecé a escribir mi tesis de grado muy tarde pues todo lo que quería era investigar el cristianismo.

En esa época Dios trajo a mi vida personas a quienes debía perdonar y pedirles perdón, fue un tiempo precioso para descargar y limpiar mi corazón, terminar con odios y rencores del pasado que había dejado en Colombia y realmente ser una nueva persona. 

DE INVITADA A REPRESENTANTE
Después de ese encuentro tan especial con Dios, sentía su voz muy claramente, al punto que nunca antes había servido en una iglesia y apenas terminé Alpha como invitada, me vinculé para servir como ayudante de los siguientes Alphas hasta los últimos días de mi estadía en Londres. A comienzos del 2012 empecé a ayudar a servir la comida los miércoles en Alpha y a ser ayudante de grupos pequeños.
Para entonces conocí a distintas personas de la oficina de Alpha para Latinoamérica y me puse a su disposición para trabajar en la oficina como pasante. Ya para mi regreso a Colombia, recibí un mensaje para colaborar con la coordinación de Alpha a nivel nacional. Al ver atrás vi cómo Dios me había llevado, entendí que todo lo que había pasado enmi vida y me había sucedido había sido para mi bien y me identifiqué plenamente con la frase “A veces Dios nos lleva lejos para tenernos cerca”.
_
En la soledad de esa habitación, en el quebrantamiento y la vulnerabilidad, ella sintió un abrazo que parecía traspasarle el cuerpo y llegar al alma. Así comenzó su historia, una historia de amor basada en hechos reales, sobre un amor que nunca se corta, ni se rompe ni abandona. 
Una invitación, un libro con un sello, una dirección, una nueva amiga, una iglesia, tres Alpha. Esta historia parece llena de casualidades, pero como Einstein dijo, "la casualidad es la forma que Dios tiene de mantenerse en el anonimato."
Hoy Juliana ya no es una invitada agotada por las circunstancias, hoy está llena de vida, trabaja como coordinadora para Alpha en Colombia y sabe muy bien lo que es realmente amor. 

¿Tienes preguntas? #PruebaAlpha

Find an Alpha near you

Try Alpha

Find out more about Alpha

Learn more

Related

Jhon Henry

Jhon Henry

Conocer a Jhon Henry es cautivante, no es posible comenzar a escuchar su historia sin querer quedarte hasta el final.

Watch >
Natalia

Natalia

Antes de hacer Alpha no me animaba a hablar de mi situación familiar. No le contaba a nadie, tenía miedo de lo que pudieran hacer o decir con mi historia.

Read >
Juliana

Juliana

Juliana nos cuenta que a veces necesitamos tocar fondo para encontrar un amor verdadero.

Read >
Emmanuel

Emmanuel

Emmanuel estuvo seis años preso por participar en el genocidio que en 1994 tuvo lugar en Ruanda contra los Tutsi. En la prisión probó Alpha en dos oportunidades, el resultado es esta conmovedora e impactante historia de perdón, reconciliación y libertad.

Watch >