El impacto de Alpha en la parroquia

Alpha es más efectivo en las parroquias que lo llevan a cabo cuando es parte de un proceso continuo de evangelización.

Las parroquias que dirigen Alpha dos o tres veces al año han descubierto que les ayuda a desarrollar tres culturas misioneras esenciales a largo plazo:


Cultura de Invitación y Hospitalidad.
Alpha ayuda a la parroquia a convertirse en una comunidad evangelizadora. Aquellos que han experimentado Alpha a menudo quieren invitar a sus amigos al próximo Alpha. Los grupos pequeños en Alpha ayudan a la parroquia a recordar la importancia de la bienvenida y la hospitalidad para aquellos que vienen a explorar la vida y la fe.


Cultura de encuentro
Alpha ayuda a la parroquia a fomentar el encuentro y la relacion con Jesús a través del poder y la acción del Espíritu Santo. A menudo, esta experiencia actúa como un catalizador para que las personas crezcan como discípulos. A través del simple modelo de oración usado en Alpha, las personas aprenden a orar unos por otros y esto empieza a ser parte normal de la vida en la parroquia. También, motiva a estos nuevos parroquianos a servir y participar en los otros ministerios pastorales.


Cultura del discipulado misionero
Alpha involucra a los laicos en la vida y misión de la iglesia. A menudo, estos invitados se convierten en eficaces evangelizadores mientras comparten la transformación que Jesús ha hecho en sus vidas.

Como parte de este proceso de desarrollo de discípulos misioneros, Alpha da la oportunidad a la parroquia de establecer un "formación de liderazgo". Algunos participantes son invitados al siguiente Alpha como ayudantes, y mas adelante como anfitriones. Esto les da la oportunidad de ser parte de la misión de la iglesia poco después de su experiencia en Alpha.

El entrenamiento es esencial en cada etapa para ayudar a los anfitriones y ayudantes a tener confianza en su servicio. Eventualmente ellos pueden, con el permiso del párroco,hacer Alpha en otros contextos como colegios, prisiones, empresas etc. Con el fin de mantener la formación de líderes, es importante que el equipo Alpha este cambiando aproximadamente después de 2 o 3 años de servicio a otros ministerios parroquiales. De esta forma Alpha puede convertirse en una plataforma para servir a la misión de la Iglesia.